viernes, 10 de mayo de 2013

U-571


Autor: Jorge Elias
U-571 es el título de una película del 2000 dirigida por Jonathan Mostow, y protagonizada por Matthew McConaughey, Bill Paxton, Harvey Keitel, Jon Bon Jovi, Jack Noseworthy, Will Estes, y Tom Guiry. En la película, el submarino alemán U-571 es capturado por la tripulación de un submarino estadounidense que intentan apoderarse del codificador Enigma. De hecho el verdadero U 571 nunca fue capturado sino hundido frente a Irlanda en enero de 1944. La acción transcurre durante el año 1942, en el océano Atlántico, si bien el filme fue rodado en el mar Mediterráneo, en las proximidades del Lacio y de la isla de Malta.

Sinopsis:
El Capitán de corbeta Mike Dahlgren (Bill Paxton) capitanea el S-33, un viejo submarino estadounidense de la Primera Guerra Mundial. Pese a que el buque es muy viejo y presenta numerosos desperfectos, puede ser una arma mortal si cae en las manos adecuadas. Es el momento para ofrecerle la oportunidad de que demuestre que aún sirve para algo mientras los estadounidense entran en la Segunda Guerra Mundial.

El Teniente de Navío Andrew Tyler (Matthew McConaughey) es el oficial que está a las órdenes de Dahlgren como su segundo de a bordo. En la nave, se le unen sus compañeros, el Teniente de navío Pete Emmett (Jon Bon Jovi) y el Alférez Larson (Matthew Settle). Todos los hombres que han sido reclutados se embarcan en el S-33, incluyendo al Jefe Klough (Harvey Keitel), al técnico en radio Wentz (Jack Noseworthy), al cocinero Eddie (T.C. Carson), Trigger (Thomas Guiry), Mazzola (Erik Palladino), Tank (Dave Power), Griggs (Derk Cheetwood) y Rabbit (Will Estes).

Por orden del almirante Duke (Burnell Tucker), el Teniente de navío Hirsch (Jake Weber) se encarga de la misión del S-33 con el Comandante de Marines Coonan (David Keith). Una vez que el S-33 está en pleno océano, se hace saber en qué consiste la misión. Un destroyer inglés informó haber atacado y probablemente hundido un submarino alemán, el departamento de inteligencia naval estadounidense cree que ese submarino en realidad fue dañado y no hundido al haber luego detectado una transmisión radial alemana desde una posición bien determinada en el océano, y paralelamente se ha sabido que zarpó hacia allí un submarino con suministros y mecánicos desde Francia. Como no pudieron entender la transmisión, que estaba cifrada con el código Enigma, la inteligencia concibe un ingenioso plan para obtener el transmisor Enigma y sus materiales anexos, plan que consiste en enviar un submarino que se camuflará lo suficiente como para hacerse pasar por el submarino de abastecimiento enviado desde Francia, en una típica operación tipo "Caballo de Troya". Su tripulación llevará un equipo especial que invadirá el submarino, capturará a la tripulación, tomará la máquina Enigma y lo hundirá, en el entendimiento que para cuando llegue el submarino de reabastecimiento éste crea que el submarino simplemente se hundió debido a sus daños. El submarino en problemas resulta ser el U-571, un submarino nazi equipado con Enigma. Pero algo sale mal: el submarino de abastecimiento llega antes de lo previsto y abre fuego contra el S-33, hundiéndolo con casi toda su tripulación y con casi todos los prisioneros de la tripulación alemana, quedando el Teniente de Navío Andrew Tyler (Matthew McConaughey), el Teniente de navío Pete Emmett (Jon Bon Jovi), el Jefe Klough (Harvey Keitel), el técnico en radio Wentz (Jack Noseworthy), el cocinero Eddie (T.C. Carson), Trigger (Thomas Guiry), Mazzola (Erik Palladino), Tank (Dave Power), Griggs (Derk Cheetwood) y Rabbit (Will Estes) en posesión del averiado U-571. En esta situación deben hacer funcionar el submarino y llegar a una posición donde puedan pedir protección aliada en total sigilo para que los alemanes no sospechen que el submarino fue capturado y no hundido, y vivirán algunas situaciones de tensión.

Las siguientes armas fueron empleadas en este film: 

1. Pistola M1911A1
La M1911 es una pistola semiautomática de acción simple de calibre .45 ACP. Fue la estándar del Ejército estadounidense desde 1911. En 1921 se modificó levemente su forma para ser más fácil de empuñar, pasando a llamarse M1911A1. En esa configuración permaneció en uso hasta 1985, y aún hoy en día se sigue usando debido a su gran poder de parada, aún habiendo otros modelos más avanzados, como la Glock 21, la SIG P220
Las tropas estadounidenses que participaron en la Guerra Filipino-Estadounidense iban mal equipadas. Su pistola estándar en ese entonces era una semiautomática de calibre .38 (9.65 mm), que tenía problemas de funcionamiento por la hostilidad del ambiente selvático y su bajo poder de parada. El ejército tuvo que volver a emplear revólveres calibre .45 Long Colt (su anterior estándar durante el siglo XIX) y resultaron ser más efectivos en los combates, con un buen poder de parada.
De esa guerra y una investigación militar con ganado vivo y cadáveres humanos, se concluyó que la pistola semiautomática con el mejor poder de parada sería una de calibre .45, cuya bala pesara 14.9 g y tuviera una velocidad aproximada de 240 m/s. Por lo anterior, en 1906 el gobierno de Estados Unidos saca a concurso la compra de una pistola que tuviera las características concluidas. De las seis empresas participantes, el modelo de la compañía Colt ganó el concurso. Éste fue diseñado por John Browning, que también diseñó el cartucho apropiado para el arma, el .45 ACP.
La pistola de la Colt fue adoptada oficialmente en marzo de 1911 por el Ejército estadounidense bajo el nombre de M1911. La Armada y el Cuerpo de Marines la adoptan en 1913. Esta pistola permaneció en servicio de forma continua en el ejército hasta enero de 1985, cuando es sustituida por la Beretta 92F/FS, que es su actual estándar, para cumplir consideraciones de la OTAN. Además, el modelo H&K Mark 23 sutituyó a la M1911 en las operaciones militares especiales. Solamente la unidad especial SWAT la sigue utilizando, aunque en una versión modernizada.
Especificaciones:
Peso: 1130 g
Longitud: 219 mm
Longitud del cañón: 127 mm
Munición: .45 ACP, 10mm Auto, .40 S&W, .38 Super, 9 x 19, .22 LR, .44 S&W
Calibre: 11,43 mm, 10 m,  9 mm y 5,5 mm
Sistema de disparo: Acción simple
Alcance efectivo: ~ 50 m
Cargador: monohilera de 7 cartuchos, extraíble. 

2. Subfusil Thompson M1928A1 (Modificado con culatín de la carabina M1)
El Thompson es un subfusil automático que adquirió mala fama en la época de la Prohibición. Se le veía normalmente en las películas de gángsters de los Estados Unidos de ese tiempo, siendo usado tanto por las fuerzas policiales como por los mismos criminales. El Thompson llegó a ganarse diversos apodos en su país como Tommy Gun, Chopper, Chicago Typewriter y Chicago Piano. Fue el favorito de soldados y civiles por ser compacto, por su munición .45 ACP y por su elevada cadencia de fuego en modo automático. También es conocido por ser utilizado masivamente por el ejército estadounidense en el transcurso de la II GM.
El subfusil Thompson tenía una cadencia de aproximadamente 1.100 disparos por minuto, calibre .45 ACP (11,43 mm), en el modelo M1921 (el primero en ser introducido). Esta arma es un subfusil de los llamados de "primera generación", comparable al alemán MP18 (el primer subfusil eficaz), a diferencia del MP40 usado masivamente por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, que era un subfusil de "segunda generación". La diferencia estriba en que los de segunda generación eran diseños simplificados y fabricados con nuevas técnicas menos costosas, por lo que resultaban mucho más fáciles y baratos de producir en masa. Era ligero, con culata de madera y, simplemente, una pistola de repetición, ya que era de un calibre pequeño.
El Thompson fue sucesivamente simplificado para abaratarlo durante la guerra, dando lugar a las versiones M1 y (sobre todo) M1A1, que lograron reducir el precio de 200 a 70$. A pesar de que los soldados preferían el Thompson, este terminó siendo reemplazado por el M3 (que las tropas apodaron por su tosco aspecto "Grease Gun", pistola engrasadora), ya de segunda generación, que sólo costaba 10$ la unidad.
El inventor de este subfusil fue el general John Taliaferro Thompson, militar que sirvió por muchos años en el departamento de artillería del Ejército de Estados Unidos. Él mismo se inspiró en el diseño del Thompson estando en una trinchera durante la Primera Guerra Mundial, desarrollando lo que el llamaría one-man, hand-held machine gun (ametralladora personal "de mano" o portátil).
Mientras buscaba la forma de que el arma funcionara con seguridad, Thompson se cruzó con un problema de patentes ante John Bell Blish. Con una manera de hacer posible su idea, Thompson encontró soporte financiero de un patrocinador y así fundó la Auto-Ordnance Corporation en 1916, con el propósito de fabricar su arma. Los diseñadores principales fueron Theodore H. Eickhoff, Oscar V. Payne, y George E. Goll. A finales de 1917 descubrieron la forma de usar el Blish lock (mecanismo de cerrojo de armas diseñado por John Bell Blish), y asimismo vieron que la única munición utilizada por el ejército en el momento, que funcionara con el cerrojo Blish, era la .45 ACP. El proyecto se llamó Aniquilador I (en inglés Annihilator I) y para 1918 ya habían resuelto casi todos los problemas de diseño.
Sin embargo, la guerra terminó antes de que pudieran enviar los prototipos a Europa. En 1919, una junta directiva de la Auto-Ordnance discutía el mercadeo del Aniquilador. Ahora que la guerra había terminado, fue oficialmente renombrado como la Thompson Submachine Gun (subfusil Thompson). Mientras otras armas se desarrollaban brevemente en ese tiempo con los mismos objetivos en mente, fue el Thompson el que fue etiquetado y marcado como "submachine gun". El arma estaba prevista como una "escoba de trincheras" (trench-broom) automática para limpiar las trincheras de tropas enemigas, llenando el papel que el BAR no era capaz de desempeñar. Irónicamente, este concepto fue adoptado por las tropas alemanas utilizando sus propias ametralladoras en conjunto con tácticas de infiltración, llamadas por ellos Sturmtruppen (tropas de asalto).
El primer Thompson en ser producido en serie fue el modelo de 1921 (Model 1921). Estaba disponible para uso civil, aunque su elevado precio resultó en pocas ventas. Los Thompson Modelo 1921 se vendieron en pequeñas cantidades al servicio postal estadounidense (para proteger al correo de una racha de delitos), seguidos por varias comisarías de los Estados Unidos y ventas internacionales menores a diversos ejércitos, policía civil, gendarmería y fuerzas paramilitares principalmente en América Central y América del Sur. También fueron adquiridos por el IRA a través de simpatizantes en los Estados Unidos y fue utilizado en eventos posteriores como la Guerra de Independencia de Irlanda y en la Guerra Civil Irlandesa. Los Thompson fueron empleados limitadamente por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos (sólo utilizaron el modelo M1928), con el cual los Marines intervinieron en una serie de conflictos en América Central, particularmente en Nicaragua, donde era común que los Marines emplearan el Thompson M1928 en combates a corta distancia y para contrarrestar las emboscadas llevadas a cabo por la guerrilla Sandinista.
El Thompson alcanzó notoriedad por vez primera en manos de los gángsters durante la Gran Depresión y en las películas basadas en estos mismos. En aquella época, la llamada China Nacionalista también adquirió cierta cantidad para combatir a las tropas del Ejército Imperial Japonés y eventualmente terminaron fabricando copias en pequeñas cantidades de las Thompson que habían comprado para su uso en varios ejércitos y milicias.
El subfusil Thompson fue adoptado en 1938 por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos sirviendo durante la Segunda Guerra Mundial y más tarde en la Guerra de Corea, así como en primeras instancias de la Guerra de Vietnam. Otros países aliados compraron asimismo la Thompson, entre ellos el Reino Unido y Francia.
Las modificaciones hechas para abaratar el precio de las unidades se realizaron en 1942, resultando en los modelos llamados M1 y M1A1 que fueron comúnmente usados por los oficiales y los suboficiales.
Había dos modelos militares del subfusil Thompson. El primero era el modelo M1928A1 que tenía un cargador recto de 20 cartuchos o un cargador tipo tambor de 50-100 cartuchos. Este modelo a su vez poseía un cañón más largo que el modelo M1A1, y la palanca de amartillado estaba en la parte superior del arma. El M1A1 tenía el cañón más corto, un cargador recto de 30 cartuchos y la palanca de amartillado estaba en el lado derecho. El M1928A1, junto con el modelo regular M1928, fueron adoptados por los USMC (Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, United States Marine Corps), mientras que el modelo M1A1 fue elegido por el Ejército.
El Thompson fue particularmente útil en manos de las tropas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial como un arma para exploradores, suboficiales y jefes de patrullas. En el teatro europeo, el arma fue ampliamente usada por las unidades Commando de británicos y canadienses, así como por paracaidistas estadounidenses y batallones de Rangers. Una versión sueca del modelo M1928A1, denominada Kulsprutepistol m/40 (pistola ametralladora m/40) sirvió en el Ejército sueco entre 1940 y 1951. A través del programa llamado Lend-Lease, que involucraba a los Estados Unidos, Reino Unido, Unión Soviética, China, Francia y a otras naciones Aliadas. La Unión Soviética también usó el Thompson, pero en la práctica no fue muy difundido debido a que ya poseía su propio subfusil (el PPSh-41).
En el Pacífico, la infantería del ejército australiano y otras fuerzas de la Commonwealth emplearon al principio el Thompson extensamente en patrullas en la jungla y en emboscadas, donde era valorado por su potencia de fuego, aunque por su considerable peso y por las dificultades de provisiones llevaron eventualmente a su reemplazo por otros subfusiles más económicos, tales como el Owen y el Austen. Los marines estadounidenses también usaron el Thompson de un modo restringido, ya que había escasez de pertrechos, especialmente durante sus primeros asaltos a las islas. Sin embargo, pronto se descubrió que los Thompson tenían un efecto limitado en la densa jungla, donde los proyectiles calibre .45 ACP (Automatic Colt Pistol) no podían penetrar los árboles de diámetro más pequeño y menos aún los cascos de los soldados japoneses o sus vestimentas protectoras (en 1923 el Ejército de los Estados Unidos desaprobó la munición tipo .45 Remington-Thompson, que poseían un poder de fuego mayor que las .45 ACP). En el ejército estadounidense, muchas patrullas dentro de la jungla estaban equipadas originalmente con Thompsons en la primera fase de la campañas de Nueva Guinea y Guadalcanal, pero poco después se empezaron a utilizar los BAR en su lugar, ante todo en lugares claves, tales como el frente y la retaguardia, creando puntos defensivos.
Para cuando estalló la Guerra de Corea, el Thompson había sido retirado del servicio como subfusil de uso estándar de las fuerzas de Estados Unidos. Fue sustituida por el subfusil M3/M3A1 y la carabina M1/M2. Muchos Thompson fueron entregadas a las fuerzas armadas chinas como asistencia militar antes de la caída del gobierno de Chiang Kai-shek en 1949 a manos de las fuerzas comunistas de Mao Tse-tung. Durante la Guerra de Corea, las tropas estadounidenses se sorprendieron al encontrarse con que las tropas chinas comunistas estaban fuertemente armadas con Thompsons, especialmente durante los asaltos sorpresa de noche. La capacidad del arma de proveer gran cantidad de fuego automático de asalto en corto rango, probó ser muy útil tanto en la defensa como en el ataque durante la primera etapa del conflicto. Muchas de estas armas fueron recapturadas y volvieron a entrar al servicio del ejército y la marina. Un reducido número de estos fue utilizado por unidades de reconocimiento, asesores militares y otras tropas norteamericanas.
Especificaciones:
Tipo Subfusil semiautomático/automático según modelo
País de origen  Estados Unidos
Diseñada 1917-1919
Fabricante Auto-Ordnance Company (original), Colt, Savage Arms
Producida 1921-presente (réplicas)
Cantidad 1.700.000 aprox.
Variantes Persuader & Annihilator, M1921/A1, M1927, M1928/A1, M1/A1
Peso 4,9 kg M1928/A1 - 4,8 kg M1/A1
Longitud 851 mm M1918/A1 , 811 mm M1/A1
Longitud del cañón 500 mm
Munición .45 ACP (11,43 x 23) - .30 Carbine (7,62 x 33)- .22 LR (Réplica deportiva)
Calibre 11,43 mm - 7,62 mm - 5,5 mm
Sistema de disparo cerrojo de fricción (primeros modelos) accionado por retroceso (M1/M1A1)
Cadencia de tiro 700-1000 disparos/min
Alcance efectivo entre 100 y 150 m
Cargador extraíble, recto de 20-30 balas o tambor de 50-100 balas

3 Subfusil Reising M55


El subfusil Reising de calibre .45 ACP fue adoptado a principios de 1942 por la Infantería de Marina, debido a la escasez de ametralladoras Thompson. El Reising nunca fue popular entre los infantes de marina, ya que demostró ser un arma que requería de mantenimiento intensivo. Era tan impopular en Guadalcanal que el Teniente Coronel Merritt Edson, oficial al mando de un batallón Marine Raider, ordenó que todos los subfusiles Reising provistos a su unidad fueran arrojados a un río, para que sus hombres pudieran obtener mejores armas.
Uno de sus principales defectos de diseño en el arma era el hecho de que el mecanismo de funcionamiento es una paleta en una ranura en la parte inferior del guardamanos. Si el dedo del tirador era mal ubicado durante el fuego automático, se podían fracturar los huesos de su mano. Esta ranura permitía la acumulación de suciedad o barro en el campo. Con el tiempo cayó en el olvido, aunque algunos ejemplares permanecieron en servicio en unidades de retaguardia y en las fuerzas policiales. Disparaba en forma automática y semiautomática. Tenía cargadores para 12 y 20 balas.
Fue favorecido por su operación con cerrojo cerrado, lo que lo hizo más preciso, a costa de un sobrecalentamiento rápido y requerir más mantenimiento. El Reising integró el programa de prestamos y arriendo a la entonces URSS, pero no vio mucha acción. 

4. Pistola Walther P38
La Walther P38 es una pistola calibre 9 mm que fue desarrollada por la Walther como la pistola estándar de la WehrmachtIntencionaba reemplazar a la costosa Luger P08, cuyo cese de producción había sido programado para 1942. Fue desarrollada como una pistola militar para el ejército alemán (Wehrmacht) durante la década de 1930. Apareció por primera vez en 1938, y un pequeño número pequeño de la HP original (Heeres Pistole – pistola del ejército) fue comprado por Suecia.
La idea de la P38 fue aceptada por las fuerzas armadas en 1938, pero la producción de prototipos apenas comenzó a fines de 1939. Walther inició la producción en su fábrica de Zella-Mehlis y produjo tres series de pistolas "Test". La tercera serie resolvió los problemas previos y la producción para la Wehrmacht comenzó a mediados de 1940, empleando el código "480" para identificar la producción militar de Walther.
La producción continuó hasta el fin de la guerra e incluso en la posguerra. Las primeras pistolas Walther, hasta fines de 1941, eran fabricadas casi según los estándares comerciales de ensamblaje y pulido. Como la guerra obligaba a una elevada producción, el acabado externo fue deteriorándose pero las piezas internas de la P38 continuaron manteniendo su calidad durante la guerra, especialmente aquellas fabricadas por Mauser. Después de la guerra, la mayor parte de la maquinaria de Walther terminó en Francia como reparaciones de guerra y muchos de las pistolas P38 de la posguerra realmente fueron construida en Francia, por la factoría Manurhin desde mayo o junio de 1945 hasta 1946. Estas pistolas pueden identificarse gracias a la presencia de una estrella de 5 puntas estampada en la corredera. La producción total alemana está estimada en un poco más de 1.200.000 pistolas Walther P38. La producción de la P38 fue retomada en la nueva fábrica de la Walter en Ulm, Alemania Occidental, bajo el nombre de Pistole 1 (P1) en 1958 para la Policía de Alemania Federal y el Bundeswehr. Continuó siendo producida por la Walther, en diversos modelos revisados, hasta comienzos de los años 90.
La P38 fue la primera pistola de recámara fija que empleó un gatillo de doble acción. El tirador podía introducir un cartucho en la recámara, usar la palanca de desamartillado para bajar el martillo sin disparar el cartucho y portar el arma cargada con el martillo bajado. Al jalar el gatillo estando la pistola con el martillo bajado, disparaba el primer cartucho y la acción de la pistola eyectaba el cartucho disparado e introducía uno nuevo en la recámara, todas ellas siendo características que se encuentran en varias pistolas modernas.
Los primeros modelos enviados al Ejército Alemán para ser probados tenían una recámara fija y un martillo oculto. Pero el Ejército Alemán exigió que fueran rediseñados con un martillo externo. Esto condujo a la subsecuente adopción de la P38 en 1940. En adición a la versión calibre 9 mm, fueron creadas y vendidas unas cuantas versiones en calibre 7,65 x 22 Parabellum.
El mecanismo de recámara fija funciona mediante un bloque fijador en forma de cuña situado bajo la recámara. Al dispararse la pistola, tanto el cañón como la corredera retroceden un corto trecho y es entonces cuando el bloque fijador va hacia abajo, soltando la corredera y deteniendo el movimiento del cañón. La P38 emplea un gatillo de doble acción similar en diseño al de las primeras pistolas Walter PPK, también incluyendo un indicador de cartucho en la recámara.
Especificaciones:
Tipo: Pistola semiautomática
Origen: Alemania
En servicio: 1939-1995
Fabricante: Walther
Producida: 1939-1945; 1957-2000
Cantidad 1.200.000
Peso P38 - P1: 884 g (armazón acero) y 770 g (armazón aluminio), P4:740 g
Longitud P38, P1: 216 mm y P4, 197 mm
Longitud del cañón P38, P1:125 mm y P4, 104 mm
Munición: 9 x 19
Calibre: 9 mm
Sistema de disparo: Doble acción
Alcance efectivo: ~ 50 m
Cargador monohilera: de 8 cartuchos, extraíble. 

5. Subfusil MP40
El MP40 (Maschinenpistole 40) fue un subfusil automático usado de manera extensa por las tropas de la Alemania nazi (generalmente por oficiales y paracaidistas) durante la Segunda Guerra Mundial. Diseñado por Heinrich Vollmer, de Erma, con el fin de dotar a los soldados de un arma de asalto, principalmente las unidades de infantería mecanizada y paracaidistas, fue fabricado hasta el final del conflicto. Arma excelente para el combate a corta distancia (zonas urbanas, bosques, etc.), era, sin embargo, poco efectiva en combate en terrenos abiertos por su escaso alcance. Ésta fue una de las razones que motivaron el diseño del Stg-44, el predecesor de los modernos fusiles de asalto.
Luego de la llegada al poder de Hitler y del partido nacionalsocialista en 1934, una de sus principales políticas fue la de desarrollar un programa de rearme. En este contexto, se inició la investigación en torno a una nueva generación de armas. Se llevó a cabo una investigación sobre los tipos de subfusiles existentes en el mundo, incluyendo el Thompson estadounidense. El Heereswaffenamt (HWA, Oficina de Armamento del Ejército), vio la necesidad de un subfusil, adecuado para el uso por tripulaciones de vehículos blindados y paracaidistas. La firma fabricante de armas alemana Erfurter Maschinenfabrik G.m.b.h, más conocida bajo su nombre comercial Erma, comenzó el desarrollo de una nueva arma bajo las especificaciones del HWA. Cabe señalar que este nuevo subfusil no fue diseñado a partir de cero; era sólo una evolución de un arma prototipo poco conocido, provisionalmente designado como Erma MP-36., una versión compacta del conocido subfusil Erma EMP 35.
El 17 de julio de 1936 se inicia la Guerra Civil Española y Hitler, que simpatizaba con el bando nacional, envió en su ayuda a la Legión Cóndor. Su experiencia en esta guerra fue de vital importancia, ya que les dio la oportunidad de probar y estudiar una gran cantidad de armas en combate real, incluyendo los subfusiles. También los pioneros de la guerra mecanizada (Guderian, Manstein y Rommel) solicitaron el desarrollo de un subfusil para dotar a las unidades de granaderos de la infantería mecanizada (Panzergrenadier). Respondiendo a estos requerimientos, Heinrich Vollmer comenzó a desarrollar un arma de este tipo en que se plasmarían los conceptos establecidos. En 1938, el director de Erma, Berthold Giepel, fue solicitado en Berlín y se le pidió que acelerara el desarrollo del arma, que seria destinada a la infantería mecanizada y a los paracaidistas. Unos meses más tarde, el subfusil MP38 sería aprobado por el alto mando alemán. Este modelo, en comparación con otros subfusiles de la época, era mucho más fácil de fabricar y más económico debido a los materiales y métodos usados.
La guerra se iniciaría el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia. La experiencia con estas armas indujo a realizar algunos cambios, que primero fueron presentados en una versión intermedia (MP38/40) y luego incorporados en la versión inicial del MP40. El MP40 era un rediseño del MP38, con el objetivo de facilitar su fabricación en masa y disminuir el costo: se redujeron las partes fabricadas en torno y fresadora y se cambiaron por piezas hechas en acero estampado. También se aumentó la seguridad de éste, ya que el MP38 carecía de un sistema de seguro. El nombre deriva de las iniciales de Maschinen pistole (pistola ametralladora) y del año 1940, fecha de su introducción.
El MP40 fue llamado a menudo Schmeisser por los aliados, por el diseñador de armas Hugo Schmeisser. Aunque el nombre es evocador, Hugo Schmeisser no diseñó el MP40, pero colaboró con el MP41, el cual en esencia es un MP40 con una culata de madera.
A finales de la guerra se habían construido aproximadamente 1.047.000 MP40, miles de los cuales fueron capturados por el Ejército Ruso. Esta arma permaneció en servicio entre las tripulaciones de tanques del ejército noruego hasta la década de los 80. También estuvo involucrado en el conflicto de Indochina en la década de los 50 y en Argelia.
En los MP40 producidos inicialmente, el brocal del cargador tenía los costados lisos, mientras que en la versión del contingente principal (MP40/I) llevaba estrías para fortalecerla. Dada su velocidad de expulsión, el muelle del cargador hacía que la munición saliera bastante rápido de éste, causando así atascos cuando se llenaba con las 32 proyectiles que permitía; por esto, habitualmente sólo introducían 30 como máximo.
El MP40 tenía una longitud total de 833 mm, y con la culata plegada se acortaba hasta los 630 mm. El extraño espolón cerca del final del cañón fue diseñado para permitir a los soldados fijar el MP40 en las “troneras” de los transportes blindado de tropas, como el Sdkfz 251.
Especificaciones:
Fabricante: Erfurter Werkzeug und Maschinenfabrik (Erma), Haenel y Steyr
En producción: 1940–1945
Calibre: 9 mm Parabellum
Longitud del cañón: 251 mm
Estriado: 6 estrías, dextrógiro
Capacidad del cargador: 32 proyectiles
Cadencia de fuego: 500 disparos por minuto
Velocidad inicial: 381 m/s
Miras: Punto de mira fijo y cubierto y alza ajustable a 100 y 200 m
Peso: 4,03 kg vacía - 4,70 kg cargada
Longitud: Culata extendida, 833 mm y culata plegada, 630 mm
Alcance efectivo: 200 m.

6. Ametralladora MG34
La Maschinengewehr 34, o MG34, era una ametralladora alemana que comenzó a ser fabricada y aceptada para servicio en 1934. Las primeras unidades se distribuyeron en 1935. Era una ametralladora refrigerada por aire que disparaba cartuchos 7,92x57 mm Mauser y tenía un funcionamiento similar a otras ametralladoras medianas.
Fue diseñada tanto como arma ligera de pelotones como para tareas mayores, siendo un ejemplo temprano de ametralladora de propósito general. Como arma ligera, se pensó equiparla con un bípode y un cargador de tambor de 75 proyectiles. Como ametralladora pesada estaba montada en un trípode y utilizaba cintas de munición. En la práctica, la infantería sólo usaba la versión de bípode, dando como resultado una arma media de apoyo.
La MG34 fue empleada como ametralladora principal de la infantería durante los años 1930, y permaneció como arma defensiva antiaérea y en carros de combate. Se intentó que fuese sustituida en su servicio con la infantería por la MG42, pero nunca hubo suficientes cantidades del nuevo modelo para hacerlo, y se continuó usando la MG34 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. La MG34 era la sustituta de la MG13 y otras ametralladoras antiguas, pero finalmente estas se siguieron utilizando debido a la alta demanda. Sus balas eran muy precisas debido a su cañón estriado.
El diseño principal de la MG34 estuvo a cargo del equipo de Louis Stange de Rheinmetall, basado en el modelo Steyr-Solothurn S2-200 / MG 30, que acababa de entrar en servicio en Suiza. Los cambios más significativos fueron el traslado del mecanismo de alimentación a la posición más práctica a la izquierda de la entrada, y la adición de una cubierta alrededor del cañón. Se introdujeron cambios en el mecanismo de disparo, mejorando la cadencia de fuego a 800-900 proyectiles por minuto.
La nueva arma fue aceptada y entró en servicio casi inmediatamente, siendo generalmente bien recibida por las tropas. Fue utilizada por soldados alemanes que ayudaron al bando nacionalista en la Guerra Civil Española (1936-1939). En ese momento se introdujo una serie de características avanzadas, y llegaría a ser una influencia en el concepto de ametralladora de propósito general. Sin embargo, la MG34 era también cara, en términos de construcción y materias primas (necesitaba 49 kg de acero) y no fue posible la producción de grandes cantidades que necesitaba el ejército alemán.
También se demostró que era un arma impredecible, con facilidad a encasquillarse por la suciedad y se congelaba con las temperaturas bajas de los inviernos de 1941, 1942 y 1943 durante la invasión de la Unión Soviética, la mayor parte de los fallos provenían del mecanismo de alimentación y es muy sensible a variaciones en la munición.
La MG34 podía utilizar tanto tambores como cintas de munición 7,92x57 mm. Las cintas podían ser de 50 o 250 balas. Los cargadores de tambor tenían 50 balas en su versión estándar, y 75 balas en su versión de "doble tambor". Las primeras armas tenían que ser modificadas para poder usar tambores reemplazando una parte del arma; este cambio fue realizado posteriormente en la fábrica.
En su papel de ametralladora ligera con bípode, la MG34 sólo pesaba 12,1 kg. Como ametralladora mediana podía estar montada en dos tipos de trípodes, uno pequeño de 6,75 kg y otro mayor de 23,6 kg.
El trípode mayor, la MG34 Laffette incluía varias modificaciones, como una mira especial para realizar fuego indirecto. Las patas del trípode podían extenderse lo suficiente para ser empleada como arma antiaérea.
Las ametralladoras MG34 y MG42 fueron las primeras experiencias, a comienzos de la II Guerra Mundial, que demostraron que la alta cadencia de fuego generaba una mayor dispersión de las balas. La MG34/41 podía conseguir una cadencia de 1.200 balas por minuto (la MG34 sólo de 800 a 900 balas/min), y pesaba 14 kg, poco más que la MG34 original. Se construyó una pequeña cantidad de MG34/41, y 300 fueron enviadas al frente oriental.
A finales de los años 1930 comenzó un intento de simplificar la MG34, que concluiría en la MG42. Sin embargo, la camisa de refrigeración en forma cuadrada de la MG42 impedía que fuese utilizada en las troneras de los tanques, por lo que la MG34 siguió siendo producida y usada para este fin. Los Panzer empleaban el modelo MG34-T, que se diferenciaba del normal en tener una camisa de refrigeración más pesada y sin los orificios de ventilación. La MG34 fue la base de un arma antiaérea, la MG81. La entrada de munición fue modificada para que pudiese alimentarse por ambos lados; y en el modelo MG81Z (de Zwilling, gemelo), se unieron dos armas utilizando un único gatillo.

7. Cañón C35 88 / 45 Schiffskanone
 
El cañón de 88 mm FlaK fue una pieza de artillería alemana, famosa durante la Segunda Guerra Mundial. Usada tanto como artillería antiaérea como antitanque, fue gracias a este segundo papel que consiguió su fama, a causa de su letal efectividad, ya que podía penetrar el blindaje (100 mm) de cualquier tanque a grandes distancias, fue efectiva contra los tanques pesados soviéticos KV-1 y KV-2. El modelo Pak 43, por ejemplo, podía penetrar 167 mm de blindaje a 1.000 m. El antecedente de este cañón fue el antiaéreo (Flak, o Flugzeugabwehrkanone) de 88 mm desarrollado en 1917 por Krupp y Erhadt. Fue usado al final de la Primera Guerra Mundial para proteger los centros industriales alemanes en el Ruhr y el Rin de las incursiones aéreas aliadas. Al finalizar la Primera Guerra Mundial, se le impuso a Alemania una serie de restricciones armamentísticas (Tratado de Versalles), entre las que figuraba la prohibición de desarrollar o poseer armas antiaéreas. De esta manera, por el momento, el proyecto quedaba olvidado. Cuando el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán accedió al poder, Adolf Hitler denunció el Tratado de Versalles y comenzó el rearme. Krupp, que había evitado las restricciones trasladando parte de su personal a Suecia, presentó un prototipo que pasó a ser fabricado en 1933.
Especificaciones:
Tipo Cañón antiaéreo
Origen Alemania nazi
En servicio 1936-1945
Diseñador Krupp
Diseñada 1928
Fabricante Krupp, Rheinmetall
Producida 1933-1945
Cantidad  18.295
Peso 7.407 kg
Longitud 5,791 m
Longitud del cañón 4,938 m
Calibre 88 mm
Retroceso Amortiguadores por líquido e hidroneumático independientes
Ángulo vertical -3° a +85°
Ángulo horizontal 360°
Cadencia de tiro 15-20 disparos/minuto
Alcance efectivo 14.810 m a un blanco terrestre y 7.620 m a un blanco aéreo
Alcance máximo 11.900 m de techo
Miras   ZF.20
Velocidad máxima 820 m/s

8. Cañón FlaK 38
 
Ya en 1933 los militares alemanes encargados de la planificación habían intuido la necesidad de un cañón antiaéreo mas pesado que los de la serie Flak de 8,8 cm y tanto la compañía Rheinmetall como la Krupp fueron invitadas a presentar proyectos para un concurso de evaluaci6n de piezas con un calibre 10,5 cm que se desarroll6 en 1935. La compañía Rheinmetall fue la ganadora y obtuvo un pedido para su Gerat 38, que fue producido regularmente como Flak 38 de 10,5 cm. Este modelo tenia un sistema de puntería eléctrico y un mecanismo de carga automático, pero fue reemplazado muy pronto en la producción por el Flak 39 de 10,5 cm provisto de un sistema eléctrico de transmutación de datos y un dispositivo de puntería revisado. Ambos Flak de 10,5 cm estaban destinados para el ejército de campana, pero en realidad casi todos fueron adscritos a las defensas antiaéreas del territorio del Reich. Exteriormente se asemejaban a los cañones Flak 18 mejorados, pero las diferencias de detalles eran numerosas y en proporción el Flak 38 y Flak 39 resultaban pesados y voluminosos. En general, estos últimos eran piezas complejas de producir y esta dificultad de producción aumentaba por el hecho de que la boca de fuego del Flak 39 estaba constituida por vanas secciones. Desafortunadamente, en combate, demostraron ser sólo algo mejores que los Flak de 8,8 cm en cuanto al conjunto de sus prestaciones y por ello, en un momento determinado, se pensó en sustituir su producción con el Flak 41 de 8,8 cm que sin embargo no se realizó porque la producción de este ultimo era tan lenta que se prefirió continuar la fabricaci6n de los Flak de 10,5 cm.
Especificaciones:
País: Alemania.
Tipo: Cañón Antiaéreo.
Fabricante: Rheinmetall.
Diseñado: 1933.
Producción: 1936-1945.
Unidades Construidas: + o - 2.000 Ejemplares.
Peso: 14.600 Kg  a 10.240 Kg.
Longitud Total: 10,31 m.
Longitud de la Boca de Fuego: 6,648 m.
Longitud del Rallado: 5,531 m.
Ancho: 2,45 m.
Altura: 2,9 m.
Recámara: Horizontal Semiautomático de bloques de deslizamiento.
Retroceso: Hidroneumática.
Sector de Tiro en Elevación: + 85º a -3º.
Sector de Tiro en Dirección: 360º.
Peso del Proyectil: 15,1 Kg.
Vida Operativa del Tubo: 1500 a 3500 disparos.
Calibre: 105 mm.
Cadencia de Tiro: 12 a 15 disparos por minuto.
Alcance Efectivo: 12.800 m.
Alcance Máximo: 17.600 m.
Velocidad Inicial: 880 metros por segundo. 

9. Cañón Oerlikon de 20mm
El Oerlikon 20 mm es un cañón automático con un gran resorte que rodea su único cañón. La munición es alimentada desde un tambor de 60 balas montado sobre el cajón de mecanismos del cañón. Una desventaja de esta arma es que emplea munición engrasada. Un gatillo situado en la agarradera derecha controla el fuego. Los casquillos disparados son eyectados por debajo de la recámara, a través de una abertura en la parte inferior del cajón de mecanismos.
Diferentes países y fuerzas armadas operan una variedad de afustes para el mismo cañón automático básico. La versión naval típica consiste en pedestal fijo sobre el cual va montado el cañón automático con un escudo para ofrecer cierta protección a sus operarios. El cañón automático es apuntado con ayuda de un alza tipo "anillo". El artillero se sujeta al arma con ayuda de soportes para cintura y hombros. Por esta razon, algunos afustes tienen la opción de ajustar los soportes y así poder adaptarse a artilleros de estaturas diferentes. Un "jefe de pieza" se encarga de la dirección de los disparos y el alimentador cambia los tambores vacíos. Al abrir fuego contínuo, el tambor debe ser frecuentemente cambiado, reduciendose la cadencia efectiva.

10. Cargas de profundidad


La carga de profundidad es la más antigua de las armas antisubmarinas. Usualmente es un objeto por lo general cilíndrico que contiene explosivos y un detonador fijado para activarse por presión hidráulica al alcanzar una determinada profundidad. Su uso primario es destruir submarinos sumergidos, y pueden ser lanzadas tanto desde buques como aviones. Previo al lanzamiento, el buque o avión detecta al submarino en el área y estima la probable profundidad con el fin de regular las cargas a ese nivel para que tengan alguna efectividad.
Sin embargo, se demostró en la Segunda Guerra Mundial que no era un arma muy efectiva, pues se requería una elevada concentración de cargas en una zona reducida o un repetido lanzamiento durante largos períodos de tiempo para ser realmente efectivas.
Aunque para la tripulación de un submarino era una prueba crítica para su temple, ya que cada estallido cercano era como un golpe acústico poderoso que en forma repetitiva podía quebrar la resistencia emocional de la tripulación del sumergible, no era mortal a no ser que una carga estallase a menos de cinco metros del casco de presión, de otro modo no había posibilidad de romper el mismo. En general, era la onda expansiva en el agua lo que dañaba a los submarinos por vibraciones intensivas, ya sea soltando pernos o estopes de presión en las uniones de las tuberías interiores o quebrando las baterías de las cuales podía emanar gas cloro. Una tripulación experimentada podía evitar las cargas de profundidad si se sumergía al límite de la profundidad nominal.
La mayoría de los submarinos hundidos por cargas de profundidad no lo fueron por un estallido desafortunadamente cercano, o por una carga especialmente bien dirigida, sino por una acumulación sucesiva de daños tras un ataque continuado con cientos de cargas de profundidad que estallaron en sus cercanías. Incluso en esos casos hubo supervivientes. El submarino alemán U 427 sobrevivió a 678 cargas de profundidad en abril de 1945.

Fuentes: Wikipedia.org, imfdb.org y Blog Armas y Cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario