martes, 2 de septiembre de 2014

F/X: Efectos Especiales

Autor: Jorge Elias
F/X: Efectos especiales es un thriller de acción estadounidense de 1986. Dirigida por Robert Mandel, y protagonizada por Bryan Brown y Brian Dennehy.

Sinopsis: 
Rollie Tyler ( Bryan Brown ), es un experto en el arte de efectos especiales (F / X) con una reputación construida por su trabajo en muchas películas de bajo presupuesto. El Departamento de Justicia lo contrata para organizar el asesinato de un gángster a punto de entrar en el Programa de Protección de Testigos .
Él está de acuerdo, pero luego las cosas se complican. Mientras tanto, la ciudad de Nueva York la policía detective Leo McCarthy ( Brian Dennehy ) está investigando el asesinato fingido y no puede entender por qué el Departamento de Justicia es aún menos útil de lo habitual.

Las siguientes armas fueron empleadas en esta pelicula:

1. Pistola Colt MK IV Series 80 

La pistola Colt MK IV Serie 80 fue producida por primera vez en 1983 para sustituir a la Serie 70 y es conocida como una 1911 con mejoras en el diseño. Una mejora importante fue la incorporación de un nuevo pasador del seguro, donde una serie de palancas internas y un émbolo bloquean el percutor, eliminando así la posibilidad de la pistola se dispare si se cae. También tenia mejoras en el sistema de puntería.

2. Revolver Smith & Wesson Modelo 28
En pocas ocasiones, un arma y un cartucho han estado tan unidos como en el caso del revólver Smith y Wesson M29 y el cartucho .44 Remington Magnum. Popularizados gracias a su aparición en la saga cinematográfica del inspector Harry Callahan, el M29 y el .44 Magnum representaron durante varias décadas la máxima potencia en armas cortas. Este legendario revólver, fue lanzado al mercado en 1956, muy pronto consiguió erigirse en un arma soñada y deseada por la gran mayoría de aficionados a las armas cortas. Siempre a la vanguardia y dispuesta a experimentar en el terreno armamentístico, la norteamericana Smith & Wesson fue la encargada de diseñar el M29. Y lo hizo atendiendo a las indicaciones de Elmer Keith, uno de los más reconocidos y respetados gurús estadounidenses en el sector de las armas cortas. Keith solicitó la colaboración de Smith & Wesson para crear lo que él consideraba como el revólver más potente del mundo. La firma norteamericana respondío y cumplió su parte con la fabricación del modelo 29, pero faltaba una parte esencial para completar el proyecto: la alimentación del revólver. ¿Y con qué tenía pensado Elmer Keith “dar de comer" al S&W M29 Pues con un nuevo cartucho de gran potencia que fue desarrollado por la no menos prestigiosa Remington Arms. La compañía estadounidense se encargó del desarrollo y la producción del cartucho .44 Remington Mag, una munición de gran potencia y con la que el M29 alcanzó una perfecta simbiosis. Si hablamos de datos concretos, el cartucho estándar diseñado en 1956 por Remington contaba con un proyectil de 240 grains que era capaz de generar una velocidad en boca cercana a los 1.400 pies por segundo.
En un principio, el Smith & Wesson M29 nació con un objetivo: la caza con arma corta, una actividad permitida en diversas regiones de Estados Unidos. Sin embargo, las continuas apariciones de este arma en películas policiales de la década de los 70 (principalmente en la saga del inspector Harry Callahan), propició que su uso se extendiera a otros terrenos, como por ejemplo el tiro deportivo o el ámbito policial. Sin embargo, en este último caso, pronto se vio que su excesivo peso y su incómodo retroceso iban a ser razones más que suficientes para que los agentes de la ley le fueran dando la espalda como arma de servicio.
Por el contrario, su utilización dentro del tiro deportivo, y especialmente en la modalidad de tiro a siluetas metálicas, fue creciendo como la espuma. Y es que, además de potente, el revólver M29 .44 Magnum se muestra como un arma bastante precisa en disparos a corta distancia (25-50 metros).
El revólver que hizo famoso Harry el Sucio se caracteriza, además de por su incuestionable potencia, por su rígida estructura. Para conseguir esta notable rigidez, el M29 dispone del clásico armazón “N" que la casa Smith & Wesson suele incorporar en la mayoría de sus revólveres. Este peculiar diseño garantiza al usuario un excelente empuñamiento y un encare prácticamente intuitivo. Por otro lado, su característico cargador de tambor con capacidad para 6 cartuchos del calibre .44 Magnum, puede alimentarse de golpe con un cargador simultáneo que agiliza todo el proceso. La versión estándar del M29 presenta un acabado en acero pavonado de alta resistencia, miras abiertas y cachas de madera de primera calidad. 
El Smith y Wesson M29 cuenta con un cañón de 101mm (4 pulgadas). Pero, posteriormente, la compañía estadounidense fue ampliando las posibilidades de su revólver con cañones de diversos tamaños: 152mm (6 pulgadas), 165mm y 212,8mm (8 pulgadas). El uso de cada uno de estos cañones condiciona el rendimiento del arma. De hecho, la longitud del cañón es uno de los elementos que más influyen en el mayor o menor efecto de retroceso. 

3. Revolver Smith & Wesson Modelo 19
El S&W Modelo 19 es un revólver producido por Smith & Wesson. El modelo 19 está calibrado para emplear el proyectil .357 Magnum. El armazón es algo más pequeño y más ligero que el original S&W Modelo 27. Es el arma mas antigua que empleo el proyectil .357 Magnum, proporcionándole un gran éxito de ventas. Es el arma más antigua que empleó el cartucho Magnum. El modelo 19 se produjo en acero al carbono empavonado o acero niquelado con empuñaduras de caucho combate o de madera y una mira trasera ajustable. Estaba disponible en diversas longitudes de cañón: 2,5,  4 y 6 pulgadas. El tambor tenía capacidad para 6 balas. El Modelo 19 fue producido a partir de 1957 hasta noviembre de 1999.

4. Revolver Smith & Wesson 5904


Aparecida en el año 1971 esta pistola nació por la necesidad de adaptar las especificaciones de modelos anteriores (S&W modelo 39, primer modelo de doble acción y 8 disparos) a las necesidades de las fuerzas del orden de los Estados Unidos y el ejercito. Fue una de las primeras pistolas semiautomáticas 9 mm de alta capacidad que introdujo este fabricante en el mercado. Su cargador de 14 balas la colocaron entre una de las mejores opciones para los aficionados al tiro en general, así como cumplir con las exigencias de los cuerpos policiales y ejercito.
Especificaciones:
Longitud total: 189 mm
Longitud cañón: 102 mm
Peso: 785 gramos
Calibre: 9 mm
Capacidad: 14 proyectiles.

5. Carabina M1
La Carabina M1 es una carabina ligera semiautomática, fue un arma estándar del Ejército de los Estados Unidos durante la II GM y la Guerra de Corea, siendo producida en diferentes versiones. Fue ampliamente utilizada por fuerzas armadas estadounidenses, extranjeras y paramilitares, siendo al mismo tiempo una popular arma civil. Las versiones con selector y capacidad de fuego automático de esta carabina son denominadas Carabina M2. La Carabina M3 era una M2 equipada con una mira telescópica infrarroja.
El fusil M1 Garand del Ejército de los Estados Unidos fue originalmente desarrollado para utilizar el cartucho .276, pero esta característica de diseño fue descartada a comienzos de los años 30. Eventualmente, el fusil M1 sería calibrado para utilizar el mismo cartucho estándar de otras armas de la época, tales como el fusil Springfield 1903, el BAR y las ametralladoras M1917/M1919. Esto dejó al Ejército sin el fusil ligero y manejable que estaba buscando. Sumándose a las lecciones aprendidas durante guerras anteriores, la observación de otros conflictos durante los años 30 y el descontento producido por los subfusiles y fusiles existentes finalmente condujeron al desarrollo de la carabina M1. Las tropas de retaguardia, paracaidistas o tropas de primera línea que debían cargar otros equipos (como los médicos, ingenieros y sirvientes de morteros) consideraban a los fusiles estándar demasiado voluminosos, mientras que las pistolas o revólveres eran poco precisos y potentes. Los subfusiles como el Thompson tenían potencia más que suficiente para combates a corta distancia, pero no tenían suficiente alcance efectivo y eran más difíciles de transportar o mantener que los fusiles en servicio (como el Springfield 1903 y el M1 Garand).
Los mismas consideraciones se aplicaban para las tropas aerotransportadas, un concepto que aún estaba siendo evaluado en aquel entonces. Antes del desarrollo y distribución de subfusiles tales como el M3, un subfusil como el Thompson era mucho más costoso que la mayoría de pistolas y fusiles de la época. El Garand, recién entrado en servicio, era tan pesado y voluminoso como otros fusiles en servicio. Se decidió que era necesario un nuevo tipo de arma para estos papeles. Mientras que el alcance efectivo de una pistola es de 46 m y el de los fusiles es de varios cientos de metros, se requirió que el alcance de la nueva arma sea de 274 m.
Se pensó en una versión carabina del Garand, pero el cartucho de este fusil demostró ser demasiado potente. Lo que se buscaba era un arma más ligera y maniobrable que el Garand, con menos retroceso, pero al mismo tiempo mayor alcance, precisión y poder de parada que las pistolas Colt M1911 que estaban en servicio. La Carabina M1 fue diseñada para ser utilizada por soldados que requerían un arma defensiva más ligera y compacta, así como por soldados cuya arma principal no sea un fusil.
En 1938, el Jefe de Infantería ordena al Departamento de Armamentos que desarrolle un fusil ligero o carabina, aunque la desgnación oficial del tipo de arma no fue aprobada hasta 1940. Esto condujo en 1941 a una competencia entre los principales fabricantes y diseñadores de armas de los Estados Unidos.
La compañía Winchester no envió su diseño, al hallarse más concentrada en perfeccionar el Fusil Militar Winchester calibre .30-06 (7,62 x 63). Este fusil surgió como un diseño de Jonathan "Ed" Browning, medio hermano del famoso diseñador de armas John Browning. Un par de meses tras la muerte de Ed Browning en mayo de 1939, la Winchester contrató al ex-presidiario David M. "Carbine" Williams, que había diseñado un sistema recuperador de gases con mecanismo de pistón de recorrido corto mientras cumplía una condena por asesinato. La Winchester esperaba que Williams fuese capaz de completar varios diseños inconclusos de Ed Browning. El primer cambio que hizo Williams al diseño original fue la incorporación de su sistema recuperador de gases. Tras las pruebas con fusiles semiautomáticos efectuadas por los Marines en 1940, el sistema de cerrojo oscilante de Browning fue considerado poco resistente a la arena. Como resultado, el fusil fue rediseñado para emplear un cerrojo rotativo y pistón como los del Garand.
Los prototipos de la carabina US M1 fueron calibrados para un nuevo cartucho, el .30 M1 (7,62 x 33). Este es un cartucho calibre 7,62 mm más pequeño y ligero, muy diferente en diseño y rendimiento del .30-06 empleado por el Garand.
El cartucho .30 Carbine era uno intermedio tanto en velocidad como energía de boca. Es en esencia una versión sin pestaña del obsoleto .32 Winchester Self-Loading. Tiene una bala de 7 gramos con punta redondeada, en contraste con las balas del tipo "spitzer" empleadas en la mayoría de cartuchos para fusil de la época. Desde el cañón de 460 mm de la carabina M1, el cartucho .30 Carbine producía una velocidad de boca de 600 m/s, una velocidad intermedia entre la de los subfusiles contemporáneos (300-500 m/s) y los fusiles y ametralladoras ligeras (aproximadamente unos 700-900 m/s) . Por ejemplo, el subfusil M3 calibre .45 ACP tiene una velocidad de boca de 280 m/s; la ametralladora ligera Bren calibre .303 (7,70 x 56 R) alcanza 740 m/s; el fusil M1 Garand disparando el .30-06 (7,62 x 63) tiene una velocidad de boca de 850 m/s. Dentro del alcance máximo de 274 m de la carabina M1, su bala tiene la misma energía de boca que una bala de pistola como la 8 mm Nambu. La bala tiene un descenso significativo a partir de 180 m.
Para mayo de 1941, el peso del prototipo del fusil había sido reducido a unos 3,4 kg. La Winchester contactó al Departamento de Armamentos para que examine su diseño, creyendo que este podía convertirse en una carabina que pesase entre 2 y 2,2 kg. La respuesta del Mayor René Studler no se hizo esperar: ordenó un prototipo de carabina en el menor tiempo posible.
El primer modelo fue desarrollado en 13 días por William C. Roemer y Fred Humeston. Se ensambló a partir del gatillo y sistema de acerrojado de un fusil Winchester M1905. El prototipo fue un éxito imediato entre los observadores del Ejército. Luego de las pruebas iniciales del Ejército en agosto de 1941, la Winchester procedió a desarrollar una versión más refinada. Esta compitió contra otras carabinas en septiembre del mismo año, siendo la Winchester notificada sobre su victoria un mes más tarde. Su estandarización como Carabina M1 fue aprobada el 22 de octubre de 1941. Contrariamente a la creencia popular, Williams tuvo muy poco que ver con el desarrollo de la carabina, a excepción de su sistema recuperador de gases con pistón de recorrido corto. De hecho, Williams creó un diseño propio aparte de los otros diseñadores de la Winchester. El diseño final de su carabina solo estuvo listo para ser probado en diciembre de 1941, dos meses después que la carabina Winchester M1 había sido adoptada y clasificada. Ninguna de las características adicionales del diseño de Williams fueron incorporadas a la producción posterior de la M1.
La carabina M1 fue diseñada principalmente para ofrecer a las tropas de retaguardia y a las de enlace un arma defensiva mejor que una pistola o un subfusil, con gran precisión y alcance, pero sin el retroceso, costo o peso de un fusil de infantería. También era más sencilla de disparar para los soldados con poca experiencia y personas de baja estatura que los fusiles de infantería calibre 7,62 mm de la época. La carabina les era más conveniente de portar a los oficiales, suboficiales o especialistas cargados de armas, binoculares, radios u otros equipos. Los tanquistas, choferes, sirvientes de artillería, sirvientes de mortero y demás personal iban equipados con la carabina M1 en lugar del grande y pesado Garand. Al mismo tiempo, se desarrolló una versión con culata plegable de la carabina M1 a pedido de las tropas aerotransportadas, que necesitaban un arma ligera y compacta. Las primeras carabinas M1 fueron distribuidas en 1942, teniendo prioridad inicial aquellas destinadas al Frente de Operaciones Europeo.
La M1 y su cartucho de potencia reducida nunca fueron ideados para el rol de arma principal de infantería, tampoco siendo comparables a los poderosos fusiles de asalto desarrollados a fines de la guerra. A pesar de esto, la carabina fue rápidamente suministrada a oficiales de infantería, sirvientes de ametralladoras, paracaidistas y otras unidades de primera línea. Su reputación en combate era variable. Algunos soldados y Marines, especialmente aquellos que no empleaban un fusil como arma principal, preferían la carabina al Garand debido a su reducido tamaño y peso. La carabina tuvo una muy buena aceptación por parte de las tropas aerotransportadas, que fueron equipadas con la versión M1A1 con culata plegable. Como la M1 solo empleaba cartuchos con fulminantes no corrosivos, esto fue una verdadera bendición para las tropas y personal que servían en el Frente del Pacífico, donde la corrosión del cañón era un problema significativo, aunque no tanto en Europa, donde algunos soldados reportaron fallos de ignición debido a fulminantes defectuosos.
En el Frente del Pacífico, los soldados y guerrilleros que operaban en las densas junglas y solamente tenían enfrentamientos ocasionales con el enemigo, por lo general apreciaban la carabina debido a su ligereza y precisión. Pero los soldados y Marines que sostenían a diaro frecuentes enfrentamientos (en especial aquellos que sirvieron en las Filipinas), hallaron que la carabina tenía insuficiente poder de parada y penetración. Empezaron a aparecer reportes sobre soldados japoneses que recibían varios disparos en el pecho y en el cuerpo, pero sin efectos inmediatos visibles. Como en el caso del .45 ACP, algunos soldados observaron que el cartucho .30 Carbine era incapaz de penetrar árboles pequeños y otras coberturas selváticas ligeras. Puestos al corriente de estos inconvenientes, el Ejército Estadounidense, el equipo de la Comandancia de Materiales del Pacífico y la fábrica de armas ligeras de Aberdeen continuaron trabajando en versiones acortadas del Garand durante la guerra, a pesar que ninguna de ellas fue adoptada oficialmente.
Inicialmente se planeó que la carabina M1 tuviera capacidad de fuego selectivo, pero finalmente se decidió producirla sin esta característica. La capacidad de fuego automático fue incluida en el diseño de la M2 (una versión mejorada de la M1, con fuego selectivo), introducida en 1944.
La carabina M2 continuó siendo utilizada en la Guerra de Corea. Como ya se mencionó, la M2 tenía un selector que le permitía disparar en modo automático (con una cadencia de 850-900 disparos por minuto) y un cargador de 30 cartuchos. En Corea, todas las versiones de la carabina M1/M2 rápidamente adquirieron una pésima reputación debido a que se trababan en condiciones meteorológicas de frío extremo, principalmente a causa de un inadecuado retroceso del cerrojo y a muelles recuperadores gastados. Una evaluación oficial del Ejército Estadounidense de 1951 registró los problemas causados por el frío, así como reportes de soldados que resaltaban la incapacidad del arma para detener a soldados chinos y norcoreanos vestidos con gruesos abrigos, tras varios disparos a corta distancia.
La M2 fue nuevamente suministrada a algunas tropas estadounidenses en Vietnam, especialmente a las unidades de reconocimiento y a los asesores militares como un arma estándar sustituta. Estas armas fueron reemplazadas por el M16 a fines de los años 60, siendo muchas carabinas M1, M2 y M3 entregadas al Ejército Sudvietnamita.
La carabina M1/M2 fue finalmente reemplazada por el fusil M16 a mediados de los años 60. Las carabinas M1/M2/M3 fue la más ampliamente producida familia de armas militares estadounidenses por varias décadas, siendo la mayoría de ellas la versión M1.
Especificaciones:
Tipo: Carabina semiautomática/automática
Origen: Estados Unidos
Estado: En servicio Julio 1942–1960s (EE.UU.)
Diseñada: 1938–1941
Fabricante: Contratistas militares, copias
Producida: Septiembre 1941 – Agosto 1945
Cantidad: 6,25 millones aprox.
Variantes: M1A1, M1A3, M2, M3
Peso: 2,36 kg (descargada)
Longitud: 904 mm
Longitud del cañón: 458 mm
Munición: .30 Carbine (7,62 x 33)
Calibre 7,62 mm
Sistema de disparo: recarga accionada por gas
Cadencia de tiro: Semiautomática (M1/M1A1) 800-900 disparos/min (M2/M3)
Alcance efectivo: 274 m
Cargador: extraíble de 15 o 30 proyectiles.

6. Subfusil MP40
La MP40 (Maschinenpistole 40) fue un subfusil automático usado de manera extensa por las tropas de la Alemania nazi, generalmente los oficiales y paracaidistas, durante la II GM. Diseñada por Heinrich Vollmer, de Erma, con el fin de dotar a los soldados de un arma de asalto, principalmente las unidades de infantería mecanizada y paracaidistas, fue fabricado hasta el final del conflicto. Arma excelente para el combate a corta distancia (zonas urbanas, bosques, etc.), era poco efectiva en combate en terrenos abiertos por su escaso alcance. Ésta fue una de las razones que motivaron el diseño del Stg-44, el predecesor de los modernos fusiles de asalto.
Luego de la llegada al poder de Hitler en 1934, una de sus principales políticas fue la de desarrollar un programa de rearme. En este contexto, se inició la investigación en torno a una nueva generación de armas. Se llevó a cabo una investigación sobre los tipos de subfusiles existentes en el mundo, incluyendo el Thompson estadounidense. 
El 17 de julio de 1936 se inicia la Guerra Civil Española y Hitler, que simpatizaba con la causa nacionalista, envió en su ayuda a la Legión Cóndor. Su experiencia en esta guerra fue de vital importancia, ya que les dio la oportunidad de probar y estudiar una gran cantidad de armas en combate real, incluyendo los subfusiles. También, los pioneros de la guerra mecanizada solicitaron el desarrollo de un subfusil para dotar a las unidades de granaderos de la infantería mecanizada (Panzergrenadier). 
Respondiendo a estos requerimientos, Heinrich Vollmer comenzó a desarrollar un arma de este tipo en que se plasmarían los conceptos establecidos. En 1938, el director de Erma, Berthold Giepel, fue solicitado en Berlín y se le pidió que acelerara el desarrollo del arma, que seria destinada a la infantería mecanizada y a los paracaidistas. Unos meses más tarde, el subfusil MP38 sería aprobado por el alto mando alemán. Este modelo, en comparación con otros subfusiles de la época, era mucho más fácil de fabricar y más económico debido a los materiales y métodos usados.
La guerra se iniciaría el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia. La experiencia con estas armas indujo a realizar algunos cambios, que primero fueron presentados en una versión intermedia (MP38/40) y luego incorporados en la versión inicial del MP40. El MP40 era un rediseño del MP38, con el objetivo de facilitar su fabricación en masa y disminuir el costo: se redujeron las partes fabricadas en torno y fresadora y se cambiaron por piezas hechas en acero estampado. También se aumentó la seguridad de éste, ya que el MP38 carecía de un sistema de seguro. El nombre deriva de las iniciales de Maschinen pistole (pistola ametralladora) del año 1940, fecha de su introducción.
El MP40 fue llamado a menudo Schmeisser por los aliados, por el diseñador de armas Hugo Schmeisser. Aunque el nombre es evocador, Hugo Schmeisser no diseñó el MP40, pero colaboró con el MP41, el cual en esencia es un MP40 con una culata de madera. A finales de la guerra se habían construido aproximadamente 1.047.000 MP40, miles de los cuales fueron capturados por el Ejército Ruso. Esta arma permaneció en servicio entre las tripulaciones de tanques del ejército noruego hasta la década de los 80. También estuvo involucrado en el conflicto de Indochina en la década de los 50 y en Argelia.
En los MP40 producidos inicialmente, el brocal del cargador tenía los costados lisos, mientras que en la versión del contingente principal (MP40/I) llevaba estrías para fortalecerla. El MP40/II fue una versión experimental con cargador de 64 cartuchos, pensado en respuesta al subfusil soviético PPSh-41. Introducido a finales de 1943, fue, sin embargo, descontinuado debido al aumento del peso. Hay alguna variación en las fuentes modernas con respecto a los nombres de las distintas versiones.
Ya en esa época, el uso de una cantidad similar de partes fabricadas en chapa estampada era común en otras armas, por ejemplo, en el Sten, pero era una innovación la culata metálica plegable y el uso de plástico en vez de madera en la empuñadura y el guardamanos. Esta arma era muy confiable y de fabricación muy económica. Tenía un retroceso relativamente débil aun cuando se disparaba en ráfaga, debido a su baja cadencia de fuego. Esto permitía que el MP40 fuera más preciso que otros subfusiles de la época, como, por ejemplo, el Thompson. Sin embargo, el muelle del cargador hacía que la munición saliera bastante rápido de éste, causando así atascos cuando se llenaba con las 32 balas que permitía; por esto, habitualmente sólo introducían 30 balas como máximo. En el MP40/II, un doble cargador fue experimentado con capacidad para 64 proyectiles; los cargadores estaban uno al lado del otro y al acabarse la munición del primero, se deslizaban horizontalmente para hacer uso del siguiente.
El MP40 tenía una longitud total de 833 mm, y con la culata plegada se acortaba hasta los 630 mm. El extraño espolón cerca del final del cañón fue diseñado para permitir a los soldados fijar el MP40 en las “troneras” de los APC, como el Sdkfz 251.
Especificaciones:
Fabricante: Erfurter Werkzeug und Maschinenfabrik (Erma), Haenel y Steyr.
En producción: 1940-45
Calibre: 9mm Parabellum
Longitud del cañón: 251 mm
Estriado: 6 estrías, dextrógiro
Capacidad del cargador: 32 balas
Cadencia de fuego: 500 dpm
Velocidad inicial: 381 m/s.
Miras: Punto de mira fijo y cubierto y alza ajustable a 100 y 200 m.
Peso: 4,03 kg (vacía) y 4,70 kg (cargada)
Longitud: Culata extendida, 833 mm y culata plegada, 630 mm
Alcance efectivo: 200 m.

7. Subfusil Uzi
El Uzi es un subfusil israelí. Pertenece a la familia de armas de fuego que empezaron a compactar y aligerar el peso de los subfusiles. Las versiones más pequeñas y las más novedosas son consideradas como pistolas automáticas. El primer subfusil Uzi fue diseñado por Uziel Gal a finales de los años 1940. Fueron fabricados por Industrias Militares de Israel, FN Herstal, entre otros. 
Es accionado mediante retroceso de masas, que dispara a cerrojo abierto. Tanto este como el subfusil checoslovaco CZ Modelo 25, fueron las primeras armas en emplear un cerrojo "telescópico", el cual envuelve la recámara del cañón. Esto permite situar el cañón más adentro del cajón de mecanismos y que el cargador se aloje en el pistolete, pudiendo emplearse un cerrojo pesado y con baja cadencia de fuego en un arma más corta y más equilibrada.
El subfusil está principalmente construido en chapa de acero estampada, haciéndolo más barato de producir que un arma similar fabricada mediante forja y mecanizado. Con relativamente pocas piezas móviles, el Uzi es sencillo de desarmar para mantenimiento o reparación. El cargador se encuentra alojado en el pistolete, facilitando la recarga intuitiva en la oscuridad o en condiciones difíciles gracias al principio de una mano encuentra a la otra. El pistolete tiene un seguro accionado por presión, que evita los disparos accidentales. Sin embargo, el sobresaliente cargador vertical dificulta disparar el subfusil estando tumbado en el piso boca abajo.
Cuando el subfusil está desamartillado, la portilla de eyección se cierra y así se previene el ingreso de polvo y tierra. Aunque el cajón de mecanismos de chapa de acero estampado del Uzi viene equipado con ranuras reforzadas para aceptar la acumulación de tierra y arena, el subfusil se puede trabar con grandes cantidades de arena acumuladas durante combates en zonas desérticas si es que no es limpiado regularmente.
Especificaciones:
Peso: 3,5 kg 
Longitud: 470 mm con la culata plegada y 650 mm con la culata extendida 
Longitud del cañón: 260 mm 
Munición: 9 x 19 mm Parabellum - .22 LR - .45 ACP - .41AE - 
Calibre: 9 mm - .22 (5,5 mm) - .45 (11,43 mm) - .41 
Sistema de disparo: retroceso de masas, cerrojo abierto 
Cadencia de tiro: 600 disparos/min 
Alcance efectivo: 50 metros 
Cargador: de 10 balas (.22 y .41AE), de 16 balas (.45 ACP), de 20, 32, 40 y 50 balas (9 x 19)

Fuentes: Wikipedia.org, imfdb.org y blog Armas y Cine.


No hay comentarios:

Publicar un comentario