martes, 8 de noviembre de 2011

Contacto en Francia

Autor: Jorge Elías
The French Connection es una película estadounidense de 1971, dirigida por William Friedkin, y protagonizada por Gene Hackman, Roy Scheider y Fernando Rey en los roles principales. Basada en libro The French Connection: A True Account of Cops, Narcotics, and International Conspiracy de Robin Moore. Ganadora de 5 Premios Óscar y 3 Globos de oro.

Sinopsis: Dos policías de narcóticos de la ciudad de Nueva York, Jimmy “Popeye” Doyle (Gene Hackman) y Buddy “Cloudi” Russo (Roy Scheider) intuyen la llegada de un importante cargamento de heroína provinente de Marsella, organizado por el traficante francés Alain Charnier (Fernando Rey) y su contacto en los Estados Unidos, Sal Boca (Tony Lo Bianco).

Trama: La escena inicial de la película se desarrolla en Marsella: un detective observa detenidamente a dos hombres, ambos de mediana edad. El detective se fija en como se suben a un coche en el que hay un tercer individuo y se marchan. Después, dicho detective vuelve a su lugar de hospedaje, donde lo espera un hombre semicalvo que le dispara inesperadamente, dándole muerte instantánea.

La acción se traslada a Brooklyn, donde dos policías de narcóticos, los detectives Jimmy “Popeye” Doyle y Buddy Russo, vigilan camuflados en la puerta de un bar (Doyle disfrazado de Santa Claus y Russo como vendedor de perritos calientes), esperando a que ocurra algo. Russo decide entrar en el bar, en el cual sólo hay clientes afroamericanos, y cachea a un hombre, mientras lo hace, otro sale huyendo. Junto a Doyle, lo persiguen y finalmente lo cogen. Después de darle una paliza, logran que confiese que trafica con droga, como también el nombre de su contacto, Joe el barbero.

La acción retorna a Marsella, donde uno de los hombres que vigilaba el difunto detective en la escena inicial, el más alto y con barba, cuyo nombre es Alain Charnier, conversa con un amigo suyo que trabaja en el puerto. Charnier planea la construcción de un muelle para recibir barcos de grandes proporciones, con gran capacidad de carga. Luego, Charnier regresa a su casa, que es grande y lujosa, y se reúne con su joven esposa. Por una conversación que mantienen, planean hacer un viaje, concretamente a la ciudad de Nueva York.

En Nueva York, Doyle y Russo, al terminar su turno de trabajo, deciden ir a tomar una copa a un bar cercano. Allí les llama la atención que en una mesa hay reunido un grupo de hombres que han estado relacionados con asuntos de drogas, lo que ellos llaman contactos. También se fijan en un hombre entre ellos, al que no reconocen, acompañado de una mujer rubia con un peinado peculiar; notan que él es muy generoso con sus propinas (mete dinero en el escote de las camareras, da billetes de más a los camareros). Finalmente los detectives deciden seguir a este individuo y a su acompañante; éstos se alojan en un hotel, en el que pasan la noche. Los policías vigilan la entrada durante toda la noche. A las siete de la mañana, la pareja abandona el hotel, y Doyle y Russo los siguen. Ven como dan varias vueltas en su automóvil, haciendo extrañas maniobras, para finalmente entrar en una tienda, en la que se venden periódicos, bocadillos y demás cosas. También notan que la mujer rubia usaba una peluca, ya que ahora tiene el pelo oscuro.
En Marsella, Charnier se reúne en una pequeña isla, con el asesino del detective de la escena inicial, Pierre Nicoli. Son socios y hablan sobre el viaje a Nueva York; Charnier planea llevar con ellos (pues Nicoli también irá), a una estrella de la televisión francesa, para no levantar sospechas. Charnier era el capo número uno de la llamada conexión francesa, una red de intercambio de droga entre Marsella y Brooklyn. Finalmente se confirma que Henri Devereaux (la estrella de la televisión francesa) viajará con ellos. El viaje se efectuará en un gran barco (por eso planeaba la construcción del muelle) y el objetivo de Charnier es cerrar un trato de narcóticos con un italiano instalado en Brooklyn, llamado Salvatore Sal Boca, y con los aliados de éste.

En Brooklyn, Doyle y Russo siguen investigando al “hombre generoso del bar” y a su pareja. Averiguan el nombre de éste, y se trata ni más ni menos que de Sal Boca. También descubren que tiene antecedentes penales, y que el nombre de su mujer es Angie, y que juntos regentan, como ya sospechaban, la tienda de prensa y bocadillos. Otra cosa que les llama la atención, es que Angie tenga sólo 19 años, pues según ellos, parece mayor. Se hace saber también que Sal tiene un hermano llamado Lou, que trabaja en una escuela de basureros. Y lo más importante que se descubre, es que Sal Boca está aliado con Joel Weinstock, un pez gordo de la mafia, que unos años atrás financió un cargamento proveniente de México.

En otra escena de la película, los dos policías invaden un bar nuevamente abarrotado de afroamericanos, y en el que hay un exagerado tráfico de narcóticos. Popeye arresta a unos cuantos y luego habla con un policía infiltrado (también afroamericano) para informarse sobre la situación. Éste le dice es que corren rumores sobre la llegada de un cargamento de drogas por vía marítima.

Doyle y Russo intentan convencer a su jefe de que se autorice una misión especial, para pillar a Sal Boca y a Weinstock con las manos en la masa. Tras un buen rato, el jefe se convence y les permite realizar dicha misión. También les permite que intercepten los dos teléfonos de Sal Boca (el de su casa y el del negocio)

Charnier, Nicoli y Devereaux llegan a Nueva York; los periodistas acaparan la presencia de Devereaux, por su fama, y lo entrevistan. Luego se ve como sacan un gran automóvil del barco, el coche de Devereaux, en el que va oculta toda la droga.

El jefe de policía informa a Russo que en la misión especial, Popeye y él contarán con la ayuda de dos policías más: Klein y Mulderig, éste último le guarda cierto rencor a Popeye, puesto que según él, una de las corazonadas de Doyle le costó la vida a un compañero. Russo informa a Popeye de que tendrán compañía en la misión, y a éste no le hace mucha gracia.

En una de las escuchas de una conversación telefónica que hace Sal Boca, Doyle y Russo descubren que se va a reunir con alguien con quien tratará temas relacionados con los narcóticos. Acuerdan reunirse a las once de la mañana siguiente, y Popeye no desaprovecha la oportunidad de seguirlo, puesto que también mencionaron la dirección. A la mañana siguiente, los policías se ponen en camino, Mulderig iba con ellos, Klein fue por separado. Hubo un momento en el que creen haberle perdido la pista a Boca, pero finalmente Klein consigue ubicarlo nuevamente. Los cuatro le siguen la pista a Sal, por diferentes caminos, y ven cuando se reúne con un hombre de mediana edad barbudo (Charnier) y con otro semicalvo (Nicoli). Popeye decide seguir al hombre barbudo y su acompañante, y Mulderig sigue a Sal. Charnier descubre que es seguido y logra despistar a Doyle, pero éste logra averiguar el nombre hotel en el que el misterioso hombre barbudo se hospeda.

Mulderig comienza a ponerse pesado y a molestar con indirectas a Popeye, diciéndole que la misión especial que habían organizado no era trascendental, y que no se trataba de ningún gran caso.

Salvatore Boca se reúne con Weinstock y con un hombre que se encarga de examinar la droga, para ver si era de buena calidad. Confirman que la droga proporcionada por Charnier era de excelente calidad. Boca intenta presionar a Weinstock para que se apresure el pago de la operación, ya que Charnier quería volver pronto a su país natal, y que el trato se podría cerrar en esos momentos, Weinstock le dice que no se apresure, que no había ninguna prisa y que las cosas había que hacerlas con calma. Sal tiene que tragarse sus palabras y callarse.

Doyle pasea por los alrededores del hotel en el que se hospedaba Charnier. Para suerte de Popeye, lo ve salir del hotel y comienza a seguirlo. Charnier se percata nuevamente de que lo siguen, y tras una emocionante persecución por las calles de Nueva York y por las estaciones del ferrocarril metropolitano, logra burlar a Doyle huyendo en un vagón del metro.
Charnier y Boca se reunen nuevamente, pero esta vez planean un viaje por avión a Washington, por separado, para concretar el negocio allí, ya que Charnier estaba consciente de que la policía había descubierto el juego que se traían, y consideraba peligroso exponerse más. Charnier iba acompañado de su socio Pierre Nicoli. Reunidos ya, Charnier pregunta a Boca sobre cómo marcha la situación, éste le contesta que bien, pero que sus socios y él habían decidido dejar el asunto unos días, para bajarle el perfil a la operación; a Charnier esto no le hace ni pizca de gracia, y le dice que sólo llevaba unos pocos días en Nueva York, y que había estado casi todo el tiempo seguido de un policía; en definitiva le dice que el trato debía cerrarse a finales de esa semana, para él volver a Francia y que no había más que discutir.

A cierta distancia, sentado en los peldaños de unas escaleras, un hombre con prismáticos observa a los otros dos, se trataba del policía Klein, que había seguido los pasos de éstos. En el viaje de vuelta, Charnier comenta con Nicoli que era peligroso seguir en Nueva York, por los policías, y que Boca estaba asustado, pero que había que seguir con la operación como estaba previsto, también le dice que el policía más astuto y peligroso para ellos, era uno que le había seguido en el metro. Nicoli decide asesinar a Doyle.

Tras una discusión entre Doyle y Mulderig, en la que se fueron a las manos, debido a que Mulderig recordó que por culpa de una corazonada de Doyle había muerto un compañero años atrás, el comisario, jefe de ambos, decidió que la misión especial se terminaba en ese momento.

Nicoli ubicado en el techo de un edificio de no mucha altura, armado con un fusil de precisión, espera a Doyle. Cuando lo ve aparecer por la calle le dispara, pero no logra matarlo. Una mujer que pasaba, recibe el disparo y muere. Doyle corre hacia el edificio, pero Nicoli ya había escapado. Inicia la persecución del asesino y lo ve corriendo calle arriba. Popeye lo sigue incansablemente, hasta que éste se detiene en una parada de tren metropolitano, y logra huir en él. Antes de esto, Nicoli mata a un guardia que lo seguía. Doyle averigua cual es la próxima parada, y requisa un coche para seguir la caza del asesino. Nicoli se mete en la cabina del conductor del tren y le apunta con una pistola en la cabeza, ordenándole que no detenga el tren, el conductor, nervioso, acepta. Doyle se extraña cuando el tren no se detiene en la parada, por lo que siguió la persecución conduciendo veloz y peligrosamente por debajo de las vías del tren, chocando el coche varias veces.

Mientras tanto, un supervisor del tren al notar que no se detenía, fue a la cabina del conductor para ver qué pasaba, al llegar a la cabina, es muerto por un disparo de Nicoli. El asesino se da cuenta de que si el tren no se detenía, chocaría con el siguiente, por lo que le ordena al conductor que detenga el tren, pero éste se había desmayado; no se podía hacer nada, el tren iba a chocar con el próximo tren, y finalmente choca. Fue tal el golpe, que retumbó en todo el tren. Doyle al ver lo ocurrido, se detiene. Ya recuperado del golpe que recibió por el choque, Nicoli sale por una puerta de emergencia, allí Popeye lo esperaba pistola en mano, Nicoli huye por unas escaleras y finalmente se enfrenta con Doyle que le apuntaba, trata de huir, pero el policía le dispara en la espalda y muere. Después de esto, la misión se convierte para Popeye en algo personal.

Esa tarde, Doyle y Russo deciden seguir nuevamente a Sal Boca; ven como se dirige a una cochera de la aduana, donde retira un Lincoln marrón con matrícula extranjera. Era el coche de Henri Devereaux, con toda la droga; todo estaba preparado ya para cerrar el trato. Los dos policías lo siguen, Popeye ya sospechaba, o más bien estaba casi seguro, de que en ese coche estaba escondido el contrabando de droga. Boca aparca el coche en una callejuela y se marcha, Doyle y Russo por un lado, y Mulderig y Klein por otro, en distintos coches, deciden quedarse allí toda la noche vigilando, para lograr capturar a todos los implicados en la operación. Justo a las cuatro y diez de la madrugada, ven como un coche se acerca, y como de el descienden unos cuantos hombres. Los policías creen que se trataba de los hombres que buscaban, pero se equivocan, se trataba de una banda de ladrones de neumáticos; Doyle manda a encerrarlos. Los policías deciden llevarse el coche de Devereaux a un taller de desguace, para examinar el coche pieza por pieza y encontrar la droga.

Ya en el desguace, todos ayudan a desmontar el coche pieza por pieza, pero no encuentran nada de droga, los mecánicos se dan por vencidos. Revisando los papeles del coche descubren que el coche tenía un sobrepeso. El mecánico encargado del lugar les dice que sólo faltaba mirar las pisaderas laterales. Doyle se enfurece con él, por no haberlo dicho antes. Desarman las cubiertas, y efectivamente, la droga se encontraba allí. Por su lado Henri Devereaux había ido a recoger su coche al aparcamiento de la aduana, y se encontró con la sorpresa de que no estaba allí. Decide ir a hacer la denuncia a la policía, allí le dicen que su vehículo está en depósito de vehículos robados. Los policías idean un plan, montan rápidamente nuevamente el coche de Deveraux, meten la droga en el mismo lugar, y se lo devuelven al francés. Éste no hizo preguntas, pues llevaba un buen rato esperando y se lo llevó sin más.

Devereaux va directamente a reunirse con Charnier, éste le dice que tenía que hacer exactamente lo que él le dijese, pero Devereaux le responde que no sabía exactamente lo que estaba pasando, que Charnier solo lo había contratado para hacerle un favor, y que ya estaba harto. Se da cuenta que Charnier lo había metido en un lío, cuando éste le advierte que también está metido en un asunto de drogas, porque metió el coche en el país. Devereaux decide no hacer caso de Charnier y se va.

Después de esto, Charnier conduciendo el auto con la droga, se reúne con todos los implicados en la operación (Sal Boca, Lou Boca, Angie, Weinstock, etc.), en una instalación industrial en ruinas alejada de la ciudad, para cerrar el trato de una vez por todas y poder marcharse a Francia. Cuando llega, allí se encuentran todos, y sacan la droga de las pisaderas laterales. El encargado de examinar la droga, nombrado anteriormente, hace su trabajo y nuevamente verifica que la droga es de alta pureza, luego esconden la droga tras una losa, bajo unas escaleras. Weinstock le entrega el dinero a Charnier, y se cierra definitivamente el trato. Todos se felicitan.
Boca y Charnier regresan en el mismo coche a la ciudad. Al llegar al final de un puente, lo ven bloqueado por coches de policía, encabezados por el detective Doyle. Charnier se percata de que es él, el mismo que lo siguió en el metro. Deciden huir dando marcha atrás despavoridos, hacia la fábrica abandonada, para avisarles a todos y huir. Los policías no tardan en llegar. Comienza un tiroteo, en el que muere Sal Boca, y todos tratan de huir como alma que lleva al diablo. Doyle fue directo a por Charnier, lo ve entrar en las ruinas, lo sigue sigilosamente, aunque no lo ve, preparado para disparar en cuanto hubiese el más mínimo movimiento, al poco se le une Russo, y Doyle le cuenta la situación. Popeye nota un movimiento, y en un acto reflejo le dispara a un cuerpo. Lo peor fue que no se trataba de Charnier, sino que era Mulderig, que estaba allí dentro también. Popeye lo había matado, pero no dio la mayor importancia en ese momento, pues su propósito era ir a por Charnier antes de que escapara, y siguió buscándolo, se aleja, y se escucha un último disparo…

 Las siguientes armas han sido empleadas en este film:

1. Pistola Colt Gold Cup Mach
En 1957, la Colt introdujo la Gold Cup National Match, un refinamiento de su pistola de competición, que sería la versión más refinada de su pistola semiautomática. Ofrecida inicialmente en calibre .45ACP, posteriormente también sería ofrecida en otros, incluyendo el 10 mm Auto.
2. Revolver Colt Detective Special
El Colt Detective Special es uno de los revólveres más pequeños del mundo. Por este motivo, por su reducido tamaño, esta inconfundible arma ha logrado hacerse con un hueco entre los revólveres legendarios. El modelo Detective Special no es más que una versión reducida del clásico Colt Police Positive. Con unas dimensiones que apenas alcanzan los 18 cm, este revólver se caracteriza por su facilidad de transporte y por su sencilla ocultación. En este sentido, en numerosos thrillers estadounidenses puede contemplarse cómo los detectives llevan esta arma debajo de su traje.
La primera generación de la Colt Detective Special apareció en 1927. Desde su nacimiento, este revólver de doble acción gozó de gran popularidad entre la policía, lo que llevó a que se fabricaran más de un millón y medio de unidades. Sin embargo, esta arma dejó de producirse definitivamente en 1986.
Aunque el modelo original empleaba un potente calibre .32, esta munición pronto dejó paso al célebre .38. A diferencia de los revólveres de Smith & Wesson, el cargador de tambor de la Detective Special gira siguiendo el sentido de las agujas del reloj.
Especificaciones:
Nombre: Colt Detective Special
Calibre: .32 /.38 Special
Origen: Estados Unidos
Alcance: 15-20 metros
Diseñado: 1927
Tambor: 6 proyectiles
Longitud: 17,8 cm de largo
Cañón: 5,1 cm el cañón (2")
Peso: 595 gramos.
3. Revolver Smith & Wesson Modelo 36
El Smith & Wesson modelo 36 es un revólver de calibre .38 Special, doble acción, fabricado desde 1950 cuya producción continua hasta la actualidad. Como casi todas las armas de este tipo, el tambor tiene capacidad para 5 balas, y cuenta con un martillo externo. Puede obtenerse con un niquelado o acabado pavonado.

4. Revolver Smith & Wesson Modelo 10 de cañón corto
El revolver Smith y Wesson modelo 10, fue empleado por las Fuerzas Armadas y Policía. Su producción comenzo en 1899, siendo fabricado en calibre 38. Esta arma ha sido uno de los pilares de la empresa Smith y Wesson, con una seis millones de armas de este tipo producida hasta la fecha. Ha sido descrita como el arma más exitosa de todos los tiempos.
Especificaciones:
Tipo: Revolver de servicio
Origen: Estados Unidos
Diseñado en 1899
Fabricante: Smith y Wesson
Peso: 907 g para el cañón de 102 mm, sin carga
Longitud: 254 mm, 260 mm y 286 mm
Calibre: .38 Especial, .38/200
Acción: doble acción
Velocidad inicial: 305 m/s
Capacidad del cilindro: 6 balas
Sistema de punteria: Guión y mira de acero

5. Pistola Beretta Modelo 70
La pistola Beretta Modelo 70 es el arma básica de la serie 70 que dispara balas .32 cal. Esta construida en acero. Fue una de las primeras pistolas que logro introducir en el mercado estadounidense.
Especificaciones:
Longitud total. 165 mm
Altura. 12,34 mm
 Longitud del cañón: 90,3 mm
Peso (con cargador vacío): 0.660 kg
Capacidad del cargador: 8 proyectiles.

6. Escopeta Winchester Modelo 1897
La Winchester Modelo 1897 es una escopeta de corredera con martillo externo y depósito tubular. Estaba disponible en calibre 12 y 16, con cajón de mecanismos macizo o desmontable. También estaban disponibles cañones de longitudes diversas. La Modelo 1897 era una evolución de la Winchester Modelo 1893, diseñada por John Moses Browning. Fue la primera escopeta de corredera exitosa producida. Desde 1893 hasta el cese de su producción por Winchester en 1957, se produjeron más de un millón de escopetas de este modelo con diversos acabados y longitudes de cañón. Las escopetas calibre 16 tenían un cañón estándar de 16 pulgadas, mientas que las escopetas calibre 12 iban equipadas con cañones de 30 pulgadas. Se podían encargar cañones de longitudes especiales, que iban desde 20 pulgadas hasta 36 pulgadas.
Producida originalmente como una versión más fuerte y resistente de la Winchester Modelo 1893, que a su vez estaba inspirada en la escopeta de corredera Spencer, la Winchester Modelo 1897 era idéntica a su predecesora (la 1893), a excepción de su cajón de mecanismos más grueso que permitía el empleo de cartuchos con pólvora sin humo, que no eran habituales en aquel entonces. La Modelo 1897 también introdujo un diseño desarmable, en el cual el cañón pede retirarse; característica estándar en las escopetas de corredera actuales, como la Remington 870. La Winchester Modelo 1897 estuvo en producción desde 1897 hasta finales de la década de 1950, cuando las "modernas" escopetas de corredera con martillo oculto, como la Winchester Modelo 1912 y la Remington 870, se hicieron habituales. A pesar de esto, la Winchester Modelo 1897 todavía es empleada hoy en día.
Las Fuerzas Armadas estadounidenses emplearon una versión de cañón corto conocida como "escopeta de trinchera" o "escopeta antidisturbios". Se desarrolló una versión suministrada a las tropas estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial, la cual fue modificada mediante la instalación de una cubierta de chapa de acero perforada sobre el cañón y un adaptador con riel para montar una bayoneta M1917.
Al contrario de la mayoría de escopetas de corredera actuales, la Winchester Modelo 1897 (cuyas versiones han sido clasificadas como Modelo 97 o M97) disparaba cada vez que se cerraba el cerrojo y se mantenía presionado el gatillo (no tiene un desconector de gatillo y puede abrir fuego continuo). Este detalle aunado a su capacidad de 6 cartuchos (uno en la recámara y cinco en el depósito) la hicieron sumamente efectiva para combates a corta distancia, a tal punto que las tropas la apodaron "barre trincheras". Era un arma tan devastadora y temida, que el Gobierno alemán protestó (sin éxito) para que se prohibiera su empleo en combate. La M97 fue empleada en cantidad limitada durante la Segunda Guerra Mundial por el Ejército de los Estados Unidos y los Marines, aunque fue sobrepasada por la versión militarizada de la escopeta de corredera con martillo oculto Winchester Modelo 1912.

7. Escopeta Winchester Modelo 1912
La Winchester Modelo 1912 (conocida comúnmente como la Modelo 12 o M12) es una escopeta de corredera con el martillo oculto y un depósito tubular. Popularmente llamada Perfecta Repetidora al momento de su introducción, marcó el estándar para las escopetas de corredera en su producción de más de 51 años. Desde 1912 hasta el primer cese de producción en 1963 por la Winchester, se produjeron casi dos millones de escopetas Modelo 1912 de diversos tipos y longitud de cañón. Inicialmente calibradas solamente para cartuchos del 20, las versiones calibre 12 y 16 aparecieron en 1914, mientras que la versión calibre 28 apenas apareció en 1934. Nunca se produjo una versión calibre 16 (.410); en su lugar, una versión de tamaño reducido de la Modelo 1912 llamada Modelo 42, directamente derivada de los dibujos a escala de la Modelo 1912, fue producida para cartuchos del 16.
La Modelo 1912 (acortada a Modelo 12 en 1919) fue el siguiente paso desde la escopeta Winchester Modelo 1897 con martillo visible, que a su vez había evolucionado a partir de la primigenia Winchester Modelo 1893.
La Modelo 12 fue diseñada por el ingeniero de la Winchester Thomas Crosley Johnson, basándose en parte en el diseño de John Moses Browning de la M1893/97. Era un diseño completamente nuevo, inicialmente estando disponible solo en calibre 20 (escopetas de calibre 12 y 16 solamente estuvieron disponibles en 1914).
La Modelo 12 fue la primera escopeta de corredera con martillo oculto exitosa producida. Su depósito tubular era alimentado a través de la parte inferior del cajón de mecanismos y expulsaba los cartuchos disparados hacia la derecha. Dependiendo del particular tope de madera instalado en el depósito, pueden cargarse dos, tres o cuatro cartuchos. El depósito contiene seis cartuchos del 12 cuando no emplea el tope. Con piezas forjadas y mecanizadas, el principal motivo para cesar su producción en 1963 fue que era demasiado costosa de producir a un precio competitivo. La principal competencia en aquel entonces venía de la mucho más barata Remington Modelo 870, que había sido introducida en 1950. La mayoría de las "modernas" escopetas Modelo 12 fabricadas después de la década de 1930 solamente estaban calibradas para cartuchos de 2¾ pulgadas, aunque algunos modelos especializados como la Heavy Duck Gun Model 12 estaban calibradas para cartuchos 3" Super Speed y Super X, básicamente un 3" Magnum. Sin embargo, algunas de las primeras escopetas Modelo 12 calibre 16 fueron calibradas para cartuchos de 2 9/16 pulgadas, las escopetas calibre 12 tienen recámaras de 2⅝ pulgadas y las calibre 20 tienen recámaras de 2½ pulgadas. Para aumentar la confusión, algunas de estas primeras Modelo 12 han sido modificadas, con sus recámaras alargadas para aceptar cartuchos de 2¾ pulgadas, mientras que otras conservan la longitud de fábrica en sus recámaras. Se recomienda una cuidadosa inspección por parte de un armero para determinar si es seguro o no disparar un moderno cartucho de 2¾ pulgadas en una vieja escopeta Modelo 12.
La Winchester produjo ejemplares conmemorativos después de 1963 hasta el 2006, ofreciéndolos a través de ofertas especiales dedicadas a coleccionistas de armas, pero la escopeta Perfecta Repetidora nunca fue vuelta a producir en masa después de 1963. La Winchester anunció el cierre completo de la línea de producción en enero del 2006, poniendo fin a la larga e ilustre carrera de la Modelo 12 tras 95 años.
Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos emplearon diversas versiones de la Modelo 12 en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, Corea y las primeras fases de la Guerra de Vietnam, hasta que se agotó el inventario debido al cese de producción de la Modelo 12 en 1963. Las versiones de la Modelo 12 fueron clasificadas como la Modelo 12 o M12 para acortar. Aproximadamente unas 20000 escopetas Modelo 12 fueron compradas por Ejército estadounidense en la Primera Guerra Mundial, distinguiéndose de la versión civil por tener un cañón más corto, una cubierta de acero perforado sobre el cañón y un riel para la bayoneta M1917.
Más de 80000 escopetas Modelo 12 fueron compradas durante la Segunda Guerra Mundial por el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos y la Armada de los Estados Unidos, principalmente para su empleo en el Frente del Pacífico.
Las versiones antidisturbios de la Modelo 12, sin la cubierta sobre el cañón y el riel para bayoneta, fueron compradas por el Ejército para emplearlas en la defensa de sus bases y proteger los aviones de las Fuerzas Aéreas de saboteadores mientras estaban en tierra. La Armada compró y empleo de forma similar la versión antidisturbios para proteger sus navíos y tripulaciones al anclar en puertos extranjeros. Los Marines emplearon con gran éxito la versión de trinchera de la Modelo 12 al conquistar islas ocupadas por los japoneses en el Pacífico. La principal diferencia entre las escopetas de trinchera Modelo 12 de la Primera Guerra Mundial y las de la Segunda Guerra Mundial es la cantidad de agujeros en la cubierta del cañón: el modelo original tenía 6 filas, que fueron reducidas a 4 durante 1942.
Durante la Guerra de Corea, los Marines emplearon extensivamente la Modelo 12. Igualmente, los Marines y el Ejército emplearon la Modelo 12 durante la primera parte de la Guerra de Vietnam, hasta que, debido al cese de producción de la Modelo 12 en 1963 y al gran empleo en tiempo de guerra, las escopetas Modelo 12 de los arsenales se agotaron. La escopeta Ithaca 37 rápidamente llenó el vacío producido por el cese de producción de la Modelo 12, especialmente entre los U.S. Navy SEALS. Irónicamente, esta había sido específicamente diseñada para competir con la Modelo 12 en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.
Al contrario de la mayoría de escopetas de corredera modernas, la Winchester Modelo 12 no tiene desconector de gatillo. Como la anterior Modelo 1897, también puede disparar al mantener presionado el gatillo cuando se cierra el cerrojo. Este detalle y su capacidad de 6 cartuchos la hacen efectiva para combate a corta distancia. Tan rápido como se bombea, puede dispararse otro cartucho.

8. Rifle Winchester Modelo 70
El Winchester Modelo 70 es un fusil de cerrojo para cacería. Es un icono de la cultura cinegética estadounidense y ha sido muy apreciado por sus usuarios desde su introducción en 1936, ganándose el epíteto de "Fusil del fusilero". Su cerrojo y cajón de mecanismos tienen ciertos parecidos con los modelos de la Mauser, siendo un desarrollo del anterior Winchester Modelo 54. El Modelo 70 fue originalmente fabricado por la Winchester Repeating Arms Company entre 1936 y 1980. Desde inicios de la década de 1980 y hasta 2006, los fusiles Winchester fueron fabricados por la U.S. Repeating Arms según un acuerdo con la Olin Corporation, que le permitía a la USRA emplear el nombre y el logo Winchester. Los fusiles Modelo 70 fueron construidos en New Haven, Connecticut desde 1936 hasta 2006, cuando la producción cesó. En el otoño de 2007, se empezaron a fabricar nuevamente los fusiles Modelo 70 en Columbia, Carolina del Sur.
Especificaciones:  
Peso entre 2,72 y 3,62 kg
Longitud del cañón 55,88 mm - 60,96 mm - 66,04 mm
Munición .22 Hornet - 6,5 x 55 - 7 x 57 Mauser - .300 Winchester Magnum - .308 Winchester - 7,62 x 63
Calibre 5,56mm - 6,5 mm - 7 mm - 7,62 mm
Sistema de disparo cerrojo accionado manualmente
Cargador interno fijo, con capacidad para 3 balas (calibre Magnum), 4 balas (grueso calibre) y 5 balas (calibre estándar).

9. Lanzagranadas 201-Z Federal
La empresa Federal Laboratories Inc., de Pittsburgh PA, construyo una serie de lanzagranadas de gas fumígeno, lacrimógenos y vomitívos durante 1930 y 1940s. Aun hoy, existen versiones modernizadas, siendo empleadas por las fuerzas de seguridad de diversos países. 
Especificaciones: 
Tipo: Lanzagases 
Calibre: 37×122mm R
Capacidad: 1
Modalidad de disparo: Disparo simple

Fuentes: Wikipedia.org, imfdb.org, Blog Armas y Cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario